Mató a su hijo y la absolvieron

María Gabriela López, acusada de haber matado a su bebé apenas horas después del parto, asfixiándolo y enterrándolo en un campo vecino en la ciudad bonaerense de San Pedro, fue absuelta por el Tribunal Oral 1 de San Nicolás al considerar que existía "duda" sobre cómo habrían ocurrido los hechos.

La mujer había reconocido su responsabilidad en el hecho y acordó, mediante el mecanismo de "juicio abreviado", la pena de nueve años de prisión si el tribunal "homologaba" ese convenio. Sin embargo, los jueces Laura Fernández, María Belén Ocariz y Cristian Ramos analizaron la investigación y determinaron que en ninguna de las dos autopsias quedaba claro cómo había muerto el bebé, ya que si bien podía haber sido asfixiado también pudo haberse ahogado con su propio vómito.

"Ha muerto por un mecanismo de tipo asfíctico por sofocación por obstrucción de nariz y boca por elementos como ropas de cama, almohadas, bolsas de plástico, papel mojado, mantas y/o obstrucción intrínseca de la vía respiratoria por cuerpo extraño por broncoaspiración del contenido gástrico", sostuvo el informe forense.

Ante ese panorama, los magistrados consideraron que la investigación, "una vez que recibió el resultado de la experticia, debió remitir la misma para que el perito médico oficial dictaminara en consecuencia, lo que no sucedió", así como tampoco se analizaron otros elementos que posiblemente hubieran permitido obtener certeza sobre las causas de la muerte del niño.

"María Gabriela López debe ser absuelta por el hecho que fuera materia de acusación, por cuanto existen dudas acerca de la ocurrencia del mismo, que los elementos de la causa no han despejado", coincidieron los jueces, quienes dispusieron la inmediata libertad de la acusada.