Miles de idiotas se desesperan por tener el iPhone 4S

En tiempos más felices eran los vendedores los que se desesperaban para que comprasen sus productos.
En tokio cientos de personas hicieron cola para tener el nuevo modelo de Apple.

A pocos días del fallecimiento del cofundador de la compañía, Steve Jobs , y con el antecedente del millón de unidades reservadas , nada hacía suponer que la llegada del iPhone 4S al mercado fuera diferente. En la apertura de las tiendas de Apple en todo el mundo se podía ver a la habitual cola de ansiosos compradores que esperaban ser los primeros en tener el último modelo del smartphone de Apple.

Uno de los primeros puntos de venta que abrieron sus puertas en todo el mundo fueron las 13 tiendas de Apple en Australia. "Creo que mucha gente va a comprar el iPhone 4S porque fue el último iPhone en el que trabajó Steve", dijo Wil Batterham, de 15 años, que junto a su amigo Tom Mosca fue el primero en comprar el nuevo teléfono en la tienda de Apple en Sydney. "La gente está diciendo que fue bautizado por él, como iPhone 4S, por Steve", agregó.

El panorama no fue diferente en otras ciudades. En Tokio, centenares de personas muchos de ellos con sillas plegables o sombrillas, hicieron largas filas para poder adquirir el último teléfono de Apple.

Con un aspecto idéntico al anterior modelo, el iPhone 4S es una evolución del exitoso smartphone de Apple que incorpora un procesador más rápido y una mejor cámara con ocho megapixeles. Asimismo, junto a una serie de cambios en su sistema operativo, se destaca por la presencia de Siri, un asistente personal incorporado que responde a órdenes por voz, disponible al momento sólo en inglés, francés y alemán. Asimismo, posee una cámara de ocho megapixeles.

A pesar de que el dispositivo sólo puede adquirirse a partir de este viernes en siete países -Estados Unidos (donde el precio oscilará entre 199 y 399 dólares dependiendo de la capacidad de memoria), Alemania, Australia, Canadá, Francia, Japón y Reino Unido-, se espera que el iPhone 4S se encuentre disponible en otros mercados de forma paulatina.